Seguidores

Google+ Followers

La caja en blanco

jueves, 8 de enero de 2015

Mon cahier de broderie X

¡Feliz año a todas! Las vacaciones, además de haberme servido para desconectar, estar con la familia y celebrar ampliamente las fiestas, también han dejado un huequecito para atacar ciertos problemillas creativos que no conseguía vencer en el día a día normal. El reto ha sido superar la hoja 10 del SAL Mon cahier de broderie, en la cual he invertido ¡dos meses y medio! Cuando la empecé, en el mes de octubre, ya la estaba mirando de medio lado, puesto que las rosas de la página 19 me parecían difíciles, el medallón, muy profuso, los capullitos de rosa y las margaritas, muy por encima de mis posibilidades...

No obstante, empecé... por la página 20 que tenía una pinta más amable ¡error! Si bien la orla de la página fue tan sencilla y efectista como siempre, me quedé atascada en el rótulo a punto de tallo. Lo hice y deshice tres veces, porque no me gustaba cómo me quedaba la caligrafía. Cuando finalicé la página, pasé a enfrentarme con la 19, yendo de lo fácil a lo difícil: primero líneas rectas, luego las hojitas.

Seguidamente pensé en darme un respiro con el recuadrito aplicado ¡nuevo error! Me puse a bordar y, sin duda ofuscada por la visión de las rosas y los capullitos que aún no había emprendido, acabé eligiendo las letras de un óvalo anterior, que obviamente eran demasiado grandes. Así que tuve que recortar otro cuadrito y bordar, esta vez sí, las letras adecuadas. Cuando lo terminé me di cuenta de que el modelo está en verde y yo lo había hecho en rojo ¡aaaaahhh!. Pero recordé las recomendaciones de Covi y lo hago pasar por un ataque de "creatividad".

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

Ya no tenía más remedio que atacar las flores de colores, yendo de las más fáciles a las más difíciles. Fue fantástico ver cómo la página se iba iluminando progresivamente a medida que añadía  colores, era como la llegada de la primavera. Y al final ni las rosas ni las margaritas ni el medallón (lo último en ser bordado) fueron tan trágicas como yo vaticinaba. Casi nada de ello ha quedado demasiado aceptable, pero he aprendido mucho, muchísimo. Soy capaz de ver la diferencia entre los primeros capullitos y los últimos, pero sinceramente ya no me quedaban ganas de deshacer más... Ahí se quedan los errores para la posteridad.
Aquí algunos detalles de la página 19

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

Y aquí de la 20

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

SAL Mon cahier, bordado, broderie, embroidery

Aunque he acumulado un retraso considerable, cosa que he intentado evitar para no sentirme descolgada, no me importa porque el resultado es lo mucho que aprendo. Me quedan las dos últimas hojas del SAL, y no sé cuál de las dos me causa más respeto. He empezado la hoja 11, basada en el punto de matiz, y aunque ya estoy empezando a sudar tinta, LO CONSEGUIRÉ!!


2 comentarios:

  1. Madre del amor! Que preciosidad Sonia!! El trabajo que lleva es inmenso, aunque el resultado de verlo terminado debe ser doblemente gratificante! Te mando mucho ánimo para dar las últimas puntadas!
    Me ha encantado ver tantas fotos, es una labor digna de ver bien cerquita!
    Un beso y mis mejores deseos para el nuevo año!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que lo consigues y buena prueba de ello es que has terminado esta que te parecia imposible de hacer. Disfruta del resultado porque te ha quedado precioso y piensa que ya no te queda nada.
    Un beso

    ResponderEliminar